Scroll para leer más

El 9 de mayo de 2021 se levantaba el Estado de Alarma decretado en nuestro país en marzo de 2020, y a partir de esa fecha comenzaba a vislumbrarse lo que debería ser una nueva fase marcada por la reactivación de nuestra economía.

El inicio del proceso de vacunación y su extensión gradual a todos los grupos poblacionales de Canarias permitió relajar algunas restricciones que habían impedido el normal desarrollo de nuestra economía durante el primer año de la pandemia, aunque la evolución errática de la enfermedad, la aparición de nuevas variantes del virus y el repunte de los contagios, impidieron que esa recuperación compensara la fuerte caída que había acusado Canarias durante 2020.

Aún durante el pasado año, actividades clave para nuestra economía como el comercio, los transportes y la hostelería continuaron operando con limitaciones de aforo, de horario y se mantuvieron las medidas de control que condicionaron la llegada de turistas extranjeros a nuestras Islas durante buena parte del año, especialmente provenientes de mercados tan relevantes como el británico o el norte de Europa.

En esta incipiente fase de recuperación, la Confederación Canaria de Empresarios ha desempeñado un papel destacado, acompañando no solo a las empresas en su continua adaptación a un escenario que cambiaba por momentos, sino también poniendo de relieve la inestimable actuación de las organizaciones empresariales en la efectiva coordinación y colaboración entre empresa y Administración.

Ejemplo de ello fue la adhesión de la Confederación Canaria de Empresarios al Plan Sumamos: Salud+Economía que promovía la Fundación CEOE y que también involucró al Gobierno de Canarias a través del Servicio Canario de la Salud.

Con ese plan, esta Confederación hacía oficial su apoyo y se comprometía a reforzar las actuaciones de las autoridades sanitarias de las Islas en la lucha contra el COVID-19.

El acto de la firma, en el que se contó con la presencia del Presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres; el Viceconsejero de Presidencia del Gobierno, Antonio Olivera; el Director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez; el Presidente de CEOE, Antonio Garamendi; la Presidenta de la Fundación CEOE, Fátima Báñez; y los presidentes de las organizaciones empresariales más representativas de Canarias,  sirvió para poner en valor el firme compromiso común de las organizaciones empresariales y el Ejecutivo regional en la contención y la lucha contra la pandemia, y supuso el inicio de varias actuaciones en el marco de la colaboración público-privada que incluía la realización de test masivos en las empresas, la potencial instalación de centros temporales para la realización de pruebas y la conexión con la Administración Pública para la comunicación y conteo de resultados.

Tras más de un año sobreviviendo en un clima marcado por limitaciones y restricciones, las empresas canarias debían hacer frente a una fase de recuperación en 2021 aún incierta y sometida, como decimos a constantes cambios y a nuevos focos de incertidumbre que condicionaban el desarrollo y la consolidación de nuestro tejido empresarial.

Las empresas que habían logrado mantenerse vivas tras la embestida inicial que había provocado la pandemia durante 2020, operaban ahora con mayores dificultades, más expuestas al endeudamiento y con menores márgenes de explotación.

El trabajo realizado por esta Confederación durante 2021, tal y como viene haciendo desde hace más de 42 años, parte de la premisa inquebrantable de que el Diálogo Social en Canarias es la fórmula más adecuada para salvaguardar el empleo y el sostenimiento de nuestras empresas, y por ello durante el pasado año ha mantenido su colaboración con la Administración, reclamando más diligencia y agilidad en las decisiones que debían tomarse, y demandado actuaciones más eficaces porque nuestras empresas así lo siguen necesitando.

Muestra de ello es nuestra participación en más de 184 órganos y foros, como el Consejo Asesor del Presidente del Gobierno de Canarias, el Consejo Canario de Relaciones Laborales, el Consejo Económico y Social de Canarias, el Consejo General de Empleo o del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, ámbitos en los que esta organización se ha mantenido firme en la defensa de los intereses empresariales, dentro de un mapa de representación mucho más amplio que incorpora foros especializados con otras administraciones, jornadas y encuentros empresariales.

En todas esas reuniones, la Confederación seguía insistiendo en que la Administración pública debe afrontar cambios importantes que la hagan más ágil y efectiva en su respuesta a los ciudadanos, sin duplicaciones en la gestión administrativa, sin dilaciones ni demoras en la toma de acuerdos y concesión de permisos y licencias que impidan la puesta en marcha de proyectos empresariales generadores de riqueza y con alto potencial de creación de empleo.

La Administración tiene que adaptarse al ritmo que necesitan las empresas, los autónomos y la sociedad en su conjunto, y no suponer una rémora que nos coloque en el vagón de cola de una economía cada vez más globalizada y competitiva, y menos en momentos como los actuales en los que debemos lograr que la recuperación iniciada tras la pandemia se haga efectiva y llegue a todas las empresas, en el menor tiempo posible.

En este sentido, la ejecución de los fondos que ha dispuesto Europa para apoyar esta recuperación en el marco de la iniciativa NEXT GENERATION EU, busca lograr una economía más resiliente y sostenible capaz de asumir retos como la transformación digital, y para ello debemos contar con una Administración ágil, resolutiva, capaz de adoptar decisiones estratégicas con las garantías necesarias que exige la situación actual y el compromiso de la inversión.

En el plan que redactó España para poder acceder a estos fondos se comprometía a reducir los plazos o tiempos medios de resolución de las actuaciones administrativas, y mejorar los registros electrónicos para agilizar la interacción con la Administración Pública, y supuso la elaboración y aprobación de una normativa ad hoc, que debía acelerar la gestión administrativa de estos fondos.

Se trata de un primer avance que logramos en una reivindicación histórica que viene haciendo esta Confederación, aunque aún resulta insuficiente, pues esta agilización administrativa no se extiende a todas las actuaciones de la Administración pública, y queda limitada al marco exclusivo de los fondos europeos.

El pasado año, la CCE también reforzó su papel de interlocución con la Administración, y mantuvo varios encuentros con responsables en materia de Hacienda del Gobierno de Canarias para promover negociaciones con la Administración del Estado, y reclamamos una revisión de nuestro REF y de sus instrumentos fiscales, tal y como recogía el Pacto por la Recuperación Social y Económica de Canarias que firmaron esta Confederación y el resto de agentes sociales, instituciones y el Gobierno de Canarias en el mes de mayo de 2020.

En este sentido, la CCE sumó sus esfuerzos al de otros agentes sociales, instituciones privadas y académicas, colegios oficiales, profesionales y empresarios de reconocido prestigio y suscribió en diciembre de 2021 el “Manifiesto por Canarias: la adaptación fiscal del REF no puede seguir confinada”, en el que reivindicamos la aclaración, flexibilización y adaptación del marco normativo de los aspectos tributarios del REF a las excepcionales circunstancias que condicionaban nuestra economía durante 2021, derivadas de la pandemia global del Coronavirus COVID 19 y la erupción del Volcán de La Palma

Insistíamos, un año más en la necesidad de respetar y mantener inalterados los principios fundamentales que sustentan al Régimen Económico y Fiscal (REF) diferenciado con que cuenta Canarias, como un paso imprescindible para que este importante instrumento pueda desplegar su enorme potencial para lograr avances en el desarrollo y la cohesión económica, social y territorial de Canarias, preservando su estabilidad y la seguridad jurídica necesaria, y así lo hicimos constar en el proceso de consulta abierta por el Ministerio de Hacienda, al objeto de elaborar el Libro Blanco sobre la Reforma Tributaria promovida por el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

La defensa de nuestro REF continúa siendo una batalla pendiente que, lejos de quedar superada, cobra ahora mayor relevancia si cabe en un contexto donde continúan surgiendo amenazas que colisionan de manera directa con los principios básicos que recoge el Régimen, como es el posible establecimiento de una “imposición mínima” en el marco del Impuesto de Sociedades.

La aplicación de una tributación mínima en los términos iniciales en los que ha planteado la Comisión Europea, imposibilitaría la aplicación efectiva de algunas de las figuras fiscales específicas que contiene el REF, como la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC), las Deducciones por Inversiones en Canarias (DIC), la Zona Especial Canaria (ZEC) además de las bonificaciones diferenciadas con que cuenta nuestro Archipiélago en el Impuesto sobre Sociedades, y en este sentido, la Confederación ha reclamado una excepcionalidad en su aplicación que incluso la propia OCDE ha reconocido dentro de su plan BEPS, del que emana esta iniciativa y en el que se recoge que el establecimiento de una tributación mínima sobre cualquier sector de actividad debe contemplar exenciones cuando se trate de regiones con dificultades estructurales, tales como su lejanía, insularidad, superficie o relieve, como es el caso de Canarias.

Estamos a las puertas de encumbrar una nueva fase del ciclo y lo debemos hacer convencidos de que nuestras empresas pueden liderar un sistema productivo más sostenible y más eficiente, y que son capaces de afrontar con éxito cambios necesarios para adaptarnos a la nueva realidad que se impone en nuestro entorno más cercano.

La incidencia de la crisis en 2020, la necesidad de reactivar la economía en un contexto nuevo marcado aún por restricciones durante 2021 y la aparición de nuevos focos de durante 2022 como son el encarecimiento de los productos energéticos, las materias primas, los combustibles y el surgimiento de un conflicto bélico en el continente europeo como el que enfrenta a Rusia y Ucrania, han puesto a prueba nuestra capacidad de respuesta y adaptación a shocks exógenos que generaban flujos continuos de incertidumbre sobre el futuro inmediato de una región como Canarias especialmente expuesta a estos factores internacionales, debido a las condiciones de un territorio reducido, fragmentado y alejado del resto del continente.

Esta perspectiva ha marcado la actuación que ha desempeñado la CCE en su labor de intermediación con la Administración, y se materializaba en la tramitación de más de 60 trámites de audiencia evacuados durante el pasado año, y en la elaboración de informes técnicos sobre disposiciones en tramitación, muchas de ellas de trascendencia nacional, como son los casos de los Proyectos de Ley de Presupuestos Generales del Estado; el proyecto de Ley de creación y crecimiento de empresas, que preveía la creación de nuevas sociedades limitadas rebajando el capital social mínimo a 1 euro; el anteproyecto de Ley Canaria de Cambio Climático y Transición Energética; o el proyecto de ley canaria de economía circular, por citar solo algunos ejemplos relevantes.

Desde la declaración del estado de alarma, la promulgación de actos normativos tanto para la elaboración de normas de nueva implantación como para modificar las existentes, se ha sucedido de manera casi ininterrumpida, y en este contexto de elevado estrés normativo, la Confederación Canaria de Empresarios ha desempeñado un papel crucial por la labor divulgativa que ha desarrollado a través de la publicación de Comunicaciones de esas novedades normativas, junto a la divulgación de guías y criterios técnicos, con lo que se ha logrado facilitar el cumplimiento de las obligaciones establecidas en los distintos ámbitos, así como de las medidas de apoyo al sector empresarial.

En este sentido debemos hacer mención especial a la publicación de la Guía de buenas prácticas en materia de igualdad para las PyMES y la elaboración del mapa de Recursos para las empresas en materia de igualdad, dos herramientas con las que hemos procurado recursos eminentemente prácticos y de utilidad inmediata para las empresas en un momento en el que se producían profundos cambios en la materia y que se vieron complementados, además, con el desarrollo de una acción de capacitación híbrida, entre contenidos online y sesiones en directo, denominada “OBLIGACIONES, RECURSOS Y HERRAMIENTAS EN MATERIA DE IGUALDAD”.

Esta acción de capacitación se diseñó paraayudar a las empresas y organizaciones en materia de Igualdad y contribuir a su adaptación a la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad efectiva de mujeres y hombre, y sus modificaciones operadas a través de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, y del Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, por el que se regulan los Planes de Igualdad y su registro.

En el ámbito interno, la CCE está saliendo más reforzada aún de la crisis provocada por el COVID y lo hace ampliando incluso su masa asociativa con la incorporación de nuevas organizaciones empresariales que también son protagonistas del presente y futuro de Canarias, como la Asociación Empresarial Veterinaria de Las Palmas y el Clúster Audiovisual de Canarias, y la firma de convenios de colaboración con entidades de reconocido prestigio que confieren un mayor valor añadido a nuestra Confederación y la carta de servicios que ofrece a las empresas canarias.

Nuestra presencia y participación en los órganos de gobierno de CEOE y CEPYME en Madrid también ha resultado clave para trasladar y hacer entender al resto de nuestro país, que Canarias presenta circunstancias que la han hecho más vulnerable a los efectos que ha tenido la crisis, debido a la mayor interrelación e interdependencia que presentan todos los sectores económicos de la región con la actividad turística.

En nuestra tarea confederada continuamos fomentando el debate interno de materias, de carácter sectorial o específico, en el marco de nuestras comisiones especializadas sobre economía, asuntos internacionales, nuevas tecnologías, puertos, automoción y transporte, sanidad, formación para la educación y el empleo, relaciones laborales o actividad comercial.

A los trabajos de estos grupos, este año se ha incorporado también la Comisión de Desarrollo Sostenible y Transición Ecológica que hemos creado en el seno de nuestra Confederación, con el objetivo de analizar en detalle la nueva normativa que, en materia de sostenibilidad, comenzará a aplicarse en el ámbito de actuación de nuestras empresas.

Aunque de reciente creación, esta comisión ya cuenta con un amplio respaldo por parte de nuestro tejido empresarial, y cuenta con la participación de personal técnico especializado de muchas de nuestras empresas que unirán se esfuerzos para proporcionar a esta Confederación un análisis técnico de enorme valor añadido que nos ayudará a realizar un seguimiento efectivo a las diferentes propuestas normativas que afectan a la actividad de nuestras empresas.

Durante el pasado año, en la Confederación abordamos también otras actuaciones singulares sobre materias relevantes para el desarrollo estratégico de nuestras empresas, prestando especial atención, por su gran trascendencia, a un fenómeno transversal y disruptivo como la digitalización.

Durante el pasado año 2021, hemos reforzado nuestro compromiso con la transformación digital de nuestras empresas, un reto que confiere ventajas competitivas a nuestro tejido productivo en un mercado cada vez más tecnológico y globalizado, y todo ello enmarcado en el Proyecto de actuaciones en materia de políticas activas de empleo que ha venido desarrollando esta Confederación en colaboración con el Servicio Canario de Empleo.

Durante el pasado año, la Confederación reforzó la tarea de divulgación y concienciación de la transformación digital entre el sector empresarial de Canarias, especialmente entre el de menor dimensión, ampliando los contenidos de nuestro portal Web DIGITALICCE.org, y a través de la realización de hasta 4 actuaciones que han facilitado la capacitación digital a 118 usuarios, todas ellas basadas en el Marco Europeo de Competencias Digitales para los Ciudadanos (DigComp), con el objetivo principal de dar respuesta a las necesidades tanto de directivos, personal técnico, como de trabajadores en general.

Además de información actualizada y relevante sobre la materia, en nuestro portal Web se dispone de información y se ofrece asesoramiento a la empresa en su proyecto de digitalización, a través de una herramienta de autodiagnóstico que posibilita a la empresa conocer el estado de madurez digital en el que se encuentra, y da acceso a un canal de comunicación directa con asesores expertos que orientarán a la pyme en su proceso de transformación.

El compromiso de esta institución por mantener un canal de comunicación activo y dinámico con el sector empresarial adquirió más relevancia, si cabe, en 2021, y se apoyó en los medios digitales para reforzar las actuaciones en materia de comunicación.

Durante el pasado año, la CCE continúo extendiendo la presencia de esta organización en las principales redes sociales, y ya contamos con más de 15.379 seguidores en Twitter, Facebook, Instagram y Linkedin, que han añadido valor a la capacidad de nuestra Confederación facilitando la difusión y la inmediatez en la difusión de publicaciones, guías, informes sobre normativa y artículos web con los que hemos mantenido puntualmente informadas a las empresas canarias sobre los continuos cambios normativos a lo que nos hemos visto sometidos como consecuencia de las restricciones a las que se ha visto sometida la movilidad de los ciudadanos y la actividad económica. 

En nuestra página Web www.ccelpa.org hemos realizado más de 100 publicaciones en durante 2021, que alcanzaron los 157.282 visitas, y registraron un total de 216.970 páginas visitadas.

Desde la Confederación también hemos sido precursores y valedores de la necesidad de fomentar la negociación colectiva entre empresas y trabajadores y de los temas que son objetivo de debate en este marco, conscientes de que se trata de un elemento clave en la búsqueda de consensos y que contribuye a la paz y al diálogo social.

En este sentido, es importante y necesario impulsar la capacitación para el desarrollo de funciones relacionadas con la Negociación Colectiva que permita a las empresas adaptarse a las nuevas realidades del mercado de trabajo y del tejido productivo e incorporar nuevos contenidos generados por las últimas modificaciones legislativas reseñadas al inicio de esta sección.

Por ello, y entre los meses de marzo y noviembre de 2021, esta Confederación ejecutó hasta 7 actuaciones formativas enmarcadas en el Plan de Formación dirigido a la capacitación para el desarrollo de las funciones relacionadas con el Diálogo Social, en colaboración con la Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, en el que participaron 219 alumnos.

Estas acciones vinieron a cubrir necesidades relacionadas con los acuerdos de Concertación Social más recientes que reconocen el papel clave que desempeñan los agentes económicos y sociales en el diseño estratégico, en la planificación, elaboración, coordinación y ejecución de las políticas activas de empleo, y aborda, además, nuevas áreas de actuación que se están revelando como elementos clave para el futuro del desarrollo social y económico de Canarias y que, deben ser objeto de análisis en el marco del diálogo social.

También hemos continuado divulgando desde la Confederación el conocimiento económico a través de nuestras publicaciones periódicas, el Informe Mensual de Coyuntura Socioeconómica de Canarias y el Informe Anual de la Economía Canaria, del que realizamos una traducción al inglés de sus principales estadísticas, y otros informes de carácter monográfico, sobre materias como los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias o los Presupuestos Generales del Estado.

Dentro de las funciones que desempeña la Confederación, mantuvimos firme nuestra apuesta por la mejora de las condiciones del mercado laboral, luchando activamente contra el fraude fiscal y laboral, trabajando para prevenir los riesgos laborales, fomentando el emprendimiento y la orientación laboral, y facilitando la inserción laboral mediante la Agencia de Colocación de la Confederación Canaria de Empresarios.

En el área de fomento del emprendimiento, el Servicio Integral de Empleo continuó su labor de fomento del espíritu emprendedor y asesoramiento gratuito a las personas que desean crear una nueva empresa.

Fruto de la colaboración que viene manteniendo nuestra institución con el Servicio Canario de Empleo, durante el pasado año fueron atendidos un total de 1.725 beneficiarios, de los que 879 fueron emprendedores a los que se les prestó asesoramientos individualizados, y 846 las personas que asistieron a las diversas sesiones de fomento del espíritu emprendedor.

En el mes de noviembre, esta Confederación celebró el VII Congreso de Emprendimiento “Momento de Emprender”, que fue inaugurado por el Viceconsejero de Empleo del Gobierno de Canarias, el Presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, en el que además de promover el encuentro entre nuevos emprendedores y proporcionar información de interés, relacionada con la innovación, el talento y claves para mejorar las ventas, también sirvió de marco para hacer entrega del “Premio Emprendedor” que, con carácter bianual, entrega esta Confederación.

La edición de este año contó con la colaboración de la Fundación La Caja de Canarias y recayó en el proyecto “Komité, cocina itinerante”, del Chef Luis Ortiz Díaz, y en su entrega participó la directora del Servicio Canario de Empleo, Ilma. Sra. Dunnia Rodríguez Viera y el Director General de la Fundación la Caja de Canarias, D. Fernando Fernández Morales.

Este año, además, el jurado también quiso entregar un accésit, como mención especial, al proyecto “Creaciones C&H”, de Doña. Cristina González Machado.

Dentro del ámbito de la Orientación Laboral, los servicios de la Confederación atendieron a un total de 1.103 usuarios, de los que 962 demandantes recibieron el proceso estándar de orientación laboral y 141 usuarios asistieron a las Sesiones informativas desde la perspectiva empresarial.

En total, nuestro Servicio de Orientación realizó más de 3677 acciones individuales, y 87 acciones grupales.

Estas acciones grupales se realizan en formato taller que proporciona información de interés en materia de búsqueda de empleo y de formación, se trabaja la motivación, el compromiso y las sinergias entre los propios demandantes de empleo.

En esta área de trabajo, también hemos llevado a cabo una Sesión informativa del mercado de trabajo desde el punto de vista empresarial abierta al público en general que tuvo lugar el día 3 de noviembre, y llevó por título «Empleo: Portales web, aplicaciones y redes sociales», donde contamos con la presencia de ponentes especializados en materia de recursos humanos, y que recurren a medios digitales para reclutar.

Se celebró de forma telemática en formato Seminario web, y participaron 141 personas.

En materia de inserción laboral, la experiencia acumulada por la CCE a lo largo de los años avala la capacidad de intermediación de nuestra Organización. Desde 2015, esta tarea la canalizamos a través de nuestra Agencia de Colocación, en la que dimos de alta durante 2021 a un total de 296 usuarios, y tramitamos 16 ofertas de empleo.

Seguimos también, un año más, desempeñando un importante trabajo en materia de prevención de riesgos laborales, promoviendo la cultura preventiva mediante acciones de sensibilización y asistencia técnica al empresario.

En materia de Prevención de Riesgos Laborales debemos destacar que hemos realizado 252 consultas de asesoramiento y asistencia técnica sobre aspectos concretos en materia de prevención de riesgos laborales y/o en materia de COVID-19, e impartimos 5 cursos de capacitación para las funciones de Prevención de Riesgos laborales de nivel básico, en los que participaron 109 alumnos.

En materia de cumplimiento normativo, o Compliance y normativa en materia de protección de datos, la Confederación Canaria de Empresarios ha apostado por seguir potenciando la labor divulgativa ejercida en el año precedente en aras de consolidar una cultura preventiva y responsable dentro del tejido empresarial de Canarias y hemos desarrollado actuaciones en materia de asesoramiento a empresas, en las que hemos prestado asistencia técnica especializada, y en materia de capacitación, impartimos un curso que aporta las habilidades profesionales necesarias para actuar como Especialista en Compliance, y para implantar un Sistema de Compliance según la ISO37301, y un Sistema de Gestión de la Seguridad de la Información, según la ISO27001.

Con estas acciones pretendemos que las empresas y organizaciones vean la implementación de estos sistemas de gestión como una oportunidad que les proporcionará una mayor seguridad jurídica en el quehacer ordinario, una mejora en sus procesos productivos y una mejora en su reputación empresarial, entre otros beneficios.

Todas las actuaciones que detallamos a lo largo de la presente Memoria de Actividades confieren a la Confederación Canaria de Empresarios herramientas de sobrada relevancia para lograr una economía más sostenible, y como organización empresarial más representativa que integra a asociaciones empresariales y empresas de todos los sectores de actividad y tamaño, es nuestra obligación -y nuestra razón de ser-, liderar desde el punto de vista empresarial el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible contenidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas en nuestro territorio, como motor de progreso económico, social y medioambiental.

Desde este convencimiento, hemos vertebrado todas nuestras actividades y actuaciones en el cumplimiento de la Agenda, y hemos confirmado nuestro compromiso con sus objetivos con la rúbrica, en el mes de diciembre de 2021, del marco estratégico de la Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible 2030 en los Jameos del Agua, junto al Gobierno de Canarias y una amplia representación de la sociedad canaria.

Para lograr estos objetivos e implicar, especialmente, a las pequeñas y medianas empresas, necesitamos dar promoción, difusión e impulsar los principios de la Agenda 2030, y a este cometido la Confederación dedica esfuerzos y recursos a través de su Oficina Técnica en el asesoramiento y desarrollo de los ODS y para conseguir empresas saludables y resilientes.

Debemos destacar, además de la celebración de jornadas de divulgación y sensibilización, y de actuaciones de capacitación en materia de ODS, la consolidación y mejora del portal web ODSEmpresasCanarias.org, una plataforma digital de divulgación y fomento para el cumplimiento de los ODS entre las pymes de Canarias, que da acceso a nuevos artículos con un marcado carácter pedagógico, y se hace difusión a nuevos casos de éxitos y buenas prácticas empresarialesen materia de sostenibilidad.

A través de este portal también se accede a una herramienta de autodiagnóstico en ODS con la que la pyme puede medir el grado de implementación de estos objetivos universales en su empresa.

En este sentido, cabe destacar que durante 2021 la Confederación ha colaborado de manera activa en el diseño e implantación de diversas políticas, normativas, programas y planes estratégicos relativos a la salvaguarda de la calidad medioambiental y la sostenibilidad económica y social, como la Agenda Canaria de Desarrollo Sostenible 2030 (ACDS), la Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias (S4), el Plan de transición energética de Canarias 2021-2030; además de las observaciones y comentarios al articulado de los proyectos de ley de Economía Circular, de ley de Cambio climático y Transición Energética de Canarias o al proyecto de Ley Canaria de Biodiversidad y Recursos naturales, entre otras normativas.

En todas nuestras intervenciones, la Confederación Canaria de Empresarios, ha defendido que la transición hacia una economía circular supone un importante reto no exento de desafíos para toda la sociedad canaria en su conjunto y al que el sector empresarial no es ni mucho menos ajeno.

Pero para alcanzar este objetivo es necesario contar con un marco regulatorio y tributario que resulte estable, previsible y armonizado, basado en medidas de estímulo al crecimiento de la actividad y del empleo, y ajeno a medidas que supongan un lastre para nuestra competitividad, y que tenga en cuenta ya no solo nuestra condición de Región Ultraperiférica europea y un claro enfoque hacia la sostenibilidad medioambiental, sino que también busque garantizar y contribuir a la mejora de la competitividad de nuestro tejido productivo y, por ende, a la creación de empleo.

Por ello, la Confederación ha venido insistiendo en el grave perjuicio que supondría para la actividad económica y, por tanto, también para la creación de empleo, establecer mayores cargas y distorsiones a la actividad empresarial con la promoción de una imposición verde.

Incrementar los costes a través de nuevas figuras impositivas en un contexto como el actual, en el que las empresas están sujetas a un escenario inflacionista por el encarecimiento continuado de las materias primas agroalimentarias, de la energía y del combustible, a lo que se suman también los propios cambios normativos que en materia de sostenibilidad se están viendo implementados en los últimos años y que requieren de inversiones tecnológicas y de ecodiseño para producir y utilizar materiales reciclables y ganar en eficiencia productiva y reducir sus emisiones y su huella de carbono, hará que muchas de nuestras empresas vivan una situación todavía más incierta, provocando la destrucción de empleo.

Antes de establecer nuevas medidas fiscales debemos instar a una evaluación del impacto de las medidas ya aprobadas y que se derivan de normas como la reciente Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una economía circular, o de las diferentes Directivas publicadas en materia medioambiental, y que ya han supuesto de manera directa e indirecta, la asunción por parte de las empresas de costes añadidos al ejercicio de su actividad productiva.

De esta forma, cerramos el balance de nuestra actividad durante el pasado año 2021 con unos datos que, aunque confirmaban que Canarias ha logrado iniciar una fase de recuperación tras la debacle que habíamos sufrido durante 2020, adelantan también un escenario de cara al año 2022 en el que continúan aflorando nuevos condicionantes que confieren nuevas y elevadas dosis de incertidumbre que podrían condicionar la consolidación de esta recuperación.

Los problemas derivados del encarecimiento de los precios de los carburantes y de la energía eléctrica, y los retrasos en el transporte de mercancías que afloraron durante el tramo final del 2021, lejos de corregirse han adquirido incluso mayor protagonismo durante 2022 donde además hemos asistido al inicio de un conflicto bélico entre Rusia y Ucrania que amenaza con generar incertidumbre e inestabilidad a los mercados internacionales, principalmente, europeos durante este próximo año.

La Confederación Canaria de Empresarios se mantendrá vigilante y reclamará medidas que compensen o mitiguen los posibles efectos negativos sobre la actividad y desarrollo de nuestras empresas.